Atenciones para nuestra perrita embarazada

¡La consentida de la casa quedó embarazada! ¡Se aproxima la venida de cachorros a casa! Apenas nos damos cuenta de este hecho, queremos redoblar las atenciones para nuestra compañera peluda. 

Como sabemos que durante los próximos dos meses (el tiempo de gestación es de entre 63 días en promedio) no vas a apartar tus ojos de ella, te daremos algunos consejos

Generalmente, cuando se trata de una perrita que ya está en casa, un embarazo es planificado por sus dueños. Y desde esta etapa tan temprana ya hay que involucrar al veterinario

El perro seleccionado debería ser chequeado por el especialista. Él podrá decirte si está en buena forma para procrear. Pondrá especial cuidado en verificar que no tiene enfermedades o anomalías hereditarias, para que no las transmita a los cachorritos. 

Es muy útil, en este sentido, tener información también de los padres del perro, es decir, los potenciales abuelos de tus cachorros. 

También en esta etapa temprana podrías aprovechar para desparasitar a ambos perros. Lo ideal es dos días antes de la monta. Igualmente, debería contar con todas sus vacunas. 

Alimentación en el embarazo  

Durante las primeras seis primeras semanas no debes hacer ningún cambio en su alimentación. Aumentar su dieta o darle nutrientes puede hacer que los cachorros aumenten de peso mucho más de lo deseable, lo que se puede traducir en complicaciones a la hora del parto

Así como no debes cambiar sus comidas en ese lapso, tampoco es necesario variar la frecuencia e intensidad de los paseos. 

¿Qué pasa después de las seis semanas? En ese momento sí varía su dieta. A su porción habitual se le añadirá la mitad de esa misma porción; es decir, debe comer un 50% más por cada comida. Dado que ahora necesita un refuerzo de proteínas y energía

¿Y el ejercicio se detiene? No. Por el contrario, es recomendable que siga sus paseos para fortalecer su organismo y su cuerpo. Pero no tendrá la misma exigencia que antes. Lo que quiere decir que sus paseos deben ser más cortos

Si se ha dado el caso de que la perrita está embarazada y no tiene todas sus vacunas, debes consultar con tu veterinario, pues en esta etapa algunas de ellas se les pueden poner y otras no. 

De igual modo, debes afinar con el especialista los detalles exactos sobre la cantidad y especificidades del alimento. 

Complicaciones del embarazo

La mayoría de las veces las perras suelen tener embarazos y partos tranquilos. Sin embargo, en algunos casos se pueden presentar complicaciones. 

Una de ellas es la Eclampsia, se trata de una falta de calcio. Esta se produce cuando las glándulas paratiroides no ayudan a generar todo el calcio que demanda la producción de leche materna. 

Se puede producir luego del parto y, en menor medida, durante el embarazo. Sus síntomas son: temblores musculares, rigidez corporal, marcha rígida, dificultad respiratoria, entre otros. Antes cuyas manifestaciones hay que llevarla al veterinario rápidamente

Atenciones durante el parto 

Habitualmente la perra es capaz de tener a sus perritos sin requerir ayuda. Notarás que se acerca ese momento, porque unos días antes comenzará a buscar un espacio para hacer un suerte de nido

Puedes acondicionarle un espacio tranquilo en casa con algunas mantas, y allí podría dar a luz. Pero la palabra final la tendrá ella; puede que seleccione otro espacio aislado, como un clóset. 

El día del parto ella comenzará a escarbar. Lo hace para buscar un lugar cálido donde poner a sus  hijos. Así que si lo hace en el espacio que acondicionaste o en algún otro, ya tienes una señal. 

Lo ideal es que interfieras lo menos posible. Pero prestes atención a ciertos indicadores para verificar que todo marcha bien. 

  • Más de una hora sin parir al siguiente cachorro (es crucial saber con el veterinario cuántos cachorros va a tener).
  • La aparición de un líquido verdoso, rojizo o negro antes del parto. 
  • Que no expulse menos placentas que la cantidad de cachorros. 
  • Si la perra está temblando. 

Si se presentan algunos de estos escenarios, deben ponerte en contacto con su médico veterinario inmediatamente. 

Esperamos que no se presenten ninguno de estos casos; sino, más bien, que tu amiga peluda tenga a sus cachorritos en perfecto estado y puedan disfrutar de ellos en casa. 

Si se decide llevar a los cachorros a vivir a una casa distinta a la de la madre, toma en consideración un par de elementos. 

El primero, la separación no se puede hacer jamás antes de los dos meses. Necesitan del cuidado y la socialización indispensables que les brinda la madre.

Lo segundo es que, incluso superado ese lapso, el cachorro se puede sentir un poco ansioso por la separación. En ese caso, puedes acompañarlo de juguetes con latidos, similares a los de la madre, que le brindan tranquilidad, y ayudan a hacer más armoniosa la transición hacia su nuevo hogar.  

Etiquetado con: perros

Anterior Siguiente

0 comentarios

No hay comentarios todavía. ¡Sé el primero en publicar uno!

Deja un comentario

Tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados.

¿Ayuda? ×
Medidas whatsapp FAQ Contacto